Blog El Milagro

¿Sabes lo que comes? Las 5 claves de la agricultura ecológica.

22 abril , 2019

“Es fácil olvidar que alguna vez toda la agricultura era ecológica, los animales sólo se alimentaban del pasto que crecía de forma natural y se respetaban los procesos ecológicos de regeneración.”

Courtney White.

La agricultura ecológica es beneficiosa tanto para el medio ambiente como para el consumidor y por consiguiente tiene un impacto social muy poderoso. Cada vez somos más los que trabajamos por cambiar la forma de relacionarnos con la naturaleza, al igual que cada vez el consumidor es más consciente de la importancia de elegir productos ecológicos.

Por si todavía no tienes claro cuales son las características básicas de este sistema de cultivo, te lo explicamos con estas 5 claves:

  1. La fertilidad del suelo es la base:

Es verdad que su erosión puede estar producida de forma natural, pero es innegable que la mano del hombre ha influido en gran medida. La agricultura, en particular, ha sido una de las actividades que más ha afectado al deterioro de los suelos, tanto por la utilización descontrolada de abonos químicos como por la explotación excesiva del terreno.

La agricultura ecológica se basa en la preservación de los recursos naturales y el cuidado del entorno en que se desarrolla, potenciando la fertilidad natural de los suelos y su capacidad productiva, reciclando los nutrientes para incorporarlos de nuevo al suelo como abono orgánico y siguiendo la premisa de la agricultura regenerativa de que “lo que sale de la tierra debe volver a ella”.

  1. Fertilizantes no, gracias:

Uno de los grandes problemas de la agricultura tradicional ha sido el excesivo uso de fertilizantes (y otros químicos), los cuales tienen un impacto negativo en las aguas subterráneas, además de nuestra salud. La agricultura ecológica se basa en el uso de técnicas alternativas, pero igualmente efectivas, que cuidan los recursos naturales, y preservan los nutrientes esenciales para el suelo y los alimentos que produce.

  1. Mayor calidad nutricional:

Los alimentos ecológicos son más ricos en vitaminas (vitamina C, en particular) y están más equilibrados en proteínas, oligoelementos y minerales (hierro, magnesio, calcio, etc.) según el Instituto Federal para la Protección de los Consumidores de Alemania. Además, los alimentos ecológicos no contienen sustancias nocivas como nitratos y residuos de pesticidas, al no usarse en el proceso de producción y contienen un 60% más de antioxidantes, sustancias que protegen al organismo de los radicales libres (según un artículo publicado en la revista científica British Journal of Nutrition).

  1. Ahorro de energía:

En la agricultura ecológica, se produce una disminución del coste energético medioambiental, no se derrocha energía ya que promueve una utilización responsable y sostenible de los recursos naturales.

  1. Beneficios sociales:

Gracias a las practicas que defiende, con la agricultura ecológica se potencia la generación de puestos de trabajo y el desarrollo empresarial a nivel familiar. Al fin y al cabo, el objetivo de esta forma de trabajar el campo es el mantenimiento integral del sistema, convirtiendo la agricultura en algo más que una alternativa laboral minoritaria. La agricultura ecológica es una pieza clave en la sostenibilidad de nuestra sociedad.

Con estas sencillas claves esperamos haberte convencido para pasarte a alimentación ecológica!

Posts relacionados