Blog El Milagro

Trucos para congelar verduras con éxito Trucos para congelar verduras con éxito

26 diciembre , 2020

Si eres como nosotros y te gusta tener la nevera llena de verdura de temporada seguramente te habrá pasado que cualquier imprevisto, como salir un día a cenar o pedir algo de comida a domicilio, hace que te sobre verdura y no sepas qué hacer con ella para que no se ponga en mal estado. En estas ocasiones el congelador se convierte en nuestro mejor amigo (y además tener verdura congelada nos puede sacar de más de un apuro), por eso a continuación te explicamos cómo congelar verdura correctamente para tener una maravillosa despensa.

 

Algunos alimentos que no deberías congelar

¿Se pueden congelar los champiñones? ¿Y las zanahorias? A la hora de congelar verdura todos sabemos que no es tan fácil como meterla en el congelador y olvidarnos de ella. Algunas hay que trocearlas, otras hay que hervirlas previamente, pero lo más importante de todo es saber qué verduras se pueden congelar y cuáles no es tan conveniente.

Las patatas

Si alguna vez has congelado patatas cocidas o al vapor te habrás dado cuenta de que pierden cuerpo, se quedan con una textura arenosa y el sabor no se parece en nada al de la patata; por lo que si quieres congelar patatas estas tienen que estar crudas y pueden estar troceadas pero eso sí, sécalas antes el agua para que esta no se congele.

La lechuga, el tomate, los pepinos…

A pesar de que pueda parecer una buena idea congelar unos buenos tomates de temporada para disfrutarlos en invierno, la realidad es que todas aquellas verduras que contienen mucha agua y se consumen en crudo no son buenas candidatas para la congelación. En el caso de que las vayas a cocinar, como las espinacas o el apio, entonces no hay ningún problema.

El aguacate

Es otra verdura que no se puede congelar ya que pierde su textura y sabor; pero lo que sí puedes hacer es machacarlos, congelarlos en formato “pasta” y aprovecharlos para hacer un guacamole. No estará tan sabroso como con el aguacate fresco pero te vendrá genial para hacer un picoteo inesperado.

 

Qué verduras se pueden congelar y cómo hacerlo correctamente

Verduras que se pueden congelar en crudo

Aquí meteríamos las habas, los guisantes, los champiñones, zanahorias, cebollas, ajos, pimientos, calabacín, calabaza… Las verduras las lavaríamos, secaríamos y trocearíamos; en el caso de los pimientos y la calabaza también limpiaríamos las semillas. Al igual que con las patatas, es importante tener en cuenta que cuanto más secas estén las verduras mejor, ya que si no el agua se congelará también y cuando las descongelemos su textura será peor.

 

Verduras que hay que escaldar antes de congelarlas

El proceso de escaldado se hace antes de congelar las verduras para paralizar el proceso de proliferación de bacterias. Aunque se podría someter a este proceso a la mayor parte de verduras es especialmente importante hacerlo en que son más sensibles como el brócoli, las coles, el kale, la coliflor, las acelgas o las espinacas. Para escaldar las verduras solo tienes que poner agua a calentar en una cacerola, cuando empiece a hervir la retiras del fuego y metes la verdura unos 3 minutos. Pasado ese tiempo la sumerges en agua fría para cortar el proceso de cocción y ya puedes envasarlas para congelar.

Escaldadas o no, lo más importante antes de congelar la verdura es que esté bien limpia, seca e introducirla en tarros herméticos, envasarlas al vacío o usar bolsas para congelar intentando quitar el máximo aire posible.

 

¿Cuánto tiempo duran las verduras congeladas?

Has preparado una buena despensa, ¡pero no te olvides de ella! A veces metemos comida en el congelador y los meses pasan sin que recurramos a ella… Recuerda que la verdura congelada dura en perfectas condiciones entre 7 meses y un año, por lo que es muy aconsejable que apuntes en las bolsas o los recipientes la fecha de congelación, así siempre estarás tranquilo de que tu verdura congelada está lista para comer.

Para preparar una buena despensa con lo mejor de la huerta prueba nuestras cestas ecológicas, la forma más cómoda de recibir tus frutas y verduras ecológicas en tu domicilio.

Si eres como nosotros y te gusta tener la nevera llena de verdura de temporada seguramente te habrá pasado que cualquier imprevisto, como salir un día a cenar o pedir algo de comida a domicilio, hace que te sobre verdura y no sepas qué hacer con ella para que no se ponga en mal estado. En estas ocasiones el congelador se convierte en nuestro mejor amigo (y además tener verdura congelada nos puede sacar de más de un apuro), por eso a continuación te explicamos cómo congelar verdura correctamente para tener una maravillosa despensa.

 

Algunos alimentos que no deberías congelar

¿Se pueden congelar los champiñones? ¿Y las zanahorias? A la hora de congelar verdura todos sabemos que no es tan fácil como meterla en el congelador y olvidarnos de ella. Algunas hay que trocearlas, otras hay que hervirlas previamente, pero lo más importante de todo es saber qué verduras se pueden congelar y cuáles no es tan conveniente.

Las patatas

Si alguna vez has congelado patatas cocidas o al vapor te habrás dado cuenta de que pierden cuerpo, se quedan con una textura arenosa y el sabor no se parece en nada al de la patata; por lo que si quieres congelar patatas estas tienen que estar crudas y pueden estar troceadas pero eso sí, sécalas antes el agua para que esta no se congele.

La lechuga, el tomate, los pepinos…

A pesar de que pueda parecer una buena idea congelar unos buenos tomates de temporada para disfrutarlos en invierno, la realidad es que todas aquellas verduras que contienen mucha agua y se consumen en crudo no son buenas candidatas para la congelación. En el caso de que las vayas a cocinar, como las espinacas o el apio, entonces no hay ningún problema.

El aguacate

Es otra verdura que no se puede congelar ya que pierde su textura y sabor; pero lo que sí puedes hacer es machacarlos, congelarlos en formato “pasta” y aprovecharlos para hacer un guacamole. No estará tan sabroso como con el aguacate fresco pero te vendrá genial para hacer un picoteo inesperado.

 

Qué verduras se pueden congelar y cómo hacerlo correctamente

Verduras que se pueden congelar en crudo

Aquí meteríamos las habas, los guisantes, los champiñones, zanahorias, cebollas, ajos, pimientos, calabacín, calabaza… Las verduras las lavaríamos, secaríamos y trocearíamos; en el caso de los pimientos y la calabaza también limpiaríamos las semillas. Al igual que con las patatas, es importante tener en cuenta que cuanto más secas estén las verduras mejor, ya que si no el agua se congelará también y cuando las descongelemos su textura será peor.

 

Verduras que hay que escaldar antes de congelarlas

El proceso de escaldado se hace antes de congelar las verduras para paralizar el proceso de proliferación de bacterias. Aunque se podría someter a este proceso a la mayor parte de verduras es especialmente importante hacerlo en que son más sensibles como el brócoli, las coles, el kale, la coliflor, las acelgas o las espinacas. Para escaldar las verduras solo tienes que poner agua a calentar en una cacerola, cuando empiece a hervir la retiras del fuego y metes la verdura unos 3 minutos. Pasado ese tiempo la sumerges en agua fría para cortar el proceso de cocción y ya puedes envasarlas para congelar.

Escaldadas o no, lo más importante antes de congelar la verdura es que esté bien limpia, seca e introducirla en tarros herméticos, envasarlas al vacío o usar bolsas para congelar intentando quitar el máximo aire posible.

 

¿Cuánto tiempo duran las verduras congeladas?

Has preparado una buena despensa, ¡pero no te olvides de ella! A veces metemos comida en el congelador y los meses pasan sin que recurramos a ella… Recuerda que la verdura congelada dura en perfectas condiciones entre 7 meses y un año, por lo que es muy aconsejable que apuntes en las bolsas o los recipientes la fecha de congelación, así siempre estarás tranquilo de que tu verdura congelada está lista para comer.

Para preparar una buena despensa con lo mejor de la huerta prueba nuestras cestas ecológicas, la forma más cómoda de recibir tus frutas y verduras ecológicas en tu domicilio.

Posts relacionados