Blog El Milagro

El código de los huevos

05 agosto , 2019

Para que los huevos puedan ser consumidos deben pasar por un proceso de etiquetado que consiste en la estampación sobre la cáscara de un código formado por letras y números con tinta roja alimentaria. La norma europea que obliga a la clasificación de los huevos mediante este código entró en vigor el 1 de enero de 2004 enumerando las particularidades que debe contener dicho código con el objetivo de fomentar la certificación de "gallinas felices" e incentivar el bienestar de los animales.

El código de los huevos

A la hora de entender este código tenemos que saber que la diferencia básica y definitiva está en la forma de cría de las gallinas, información que nos da el primer dígito y que se clasifica de la siguiente forma:

Primer dígito

3: Huevo puesto por una gallina criada en una jaula diseñada para que la recogida de huevos sea fácil. La gallina no tiene prácticamente ninguna libertad de movimientos y por tanto la producción se considera industrial.

2: Huevo puesto por una gallina criada en gallineros de suelo donde las gallinas tienen cierta libertad de movimientos, pero no están al aire libre. La producción es semi-industrial, lo que significa que en la mayoría de los casos las gallinas tienen poco espacio para moverse.

1: Huevo puesto por una gallina campera, es decir, una gallina en libertad.

0: Huevo puesto por una gallina criada en una granja ecológica. Es decir, gallinas criadas en libertad y alimentadas con piensos procedentes de la agricultura ecológica.

Segundo dígito

Código del estado miembro de la UE del que proceden los huevos.

Resto de dígitos

Los siguientes dígitos se refieren al código que identifica la explotación ganadera: dos números que informan de la provincia, otros tres números referidos al municipio y el resto de dígitos informan de la granja de donde provienen los huevos dentro de ese municipio.

Otros datos sobre la clasificación de los huevos.

Además, para su clasificación y envasado y considerarse aptos para el consumo humano los huevos frescos (categoría A) deben cumplir los siguientes requisitos:

  • Cáscara y cutícula: normales, limpias e intactas.
  • Cámara de aire: de una altura no superior a 6 mm. En el caso de huevos comercializados con la mención EXTRA, no podrá ser superior a 4 mm.
  • Clara: transparente, sin manchas, de consistencia gelatinosa y exenta de materias extrañas de cualquier tipo.
  • Yema: solo visible al trasluz como una sombra, sin contorno claramente discernible, que no se separe del centro al someter al huevo a un movimiento de rotación y sin materias extrañas de cualquier tipo.
  • Germen: desarrollo imperceptible.
  • Olor: ausencia de olores extraños.

Caducidad

Un huevo fresco debe venderse al consumidor en los 21 días posteriores a la fecha de puesta, aunque se puede consumir hasta la fecha de consumo preferente indicada en el estuche, que es 28 días desde el día de la puesta.

Nuestros Huevos ecológicos

Los huevos ecológicos se rigen por la normativa CEE nº 2092/91, que prohíbe el empleo de cualquier sustancia química y de origen artificial. No se les suministra antibióticos, hormonas o harinas de pescado y se alimentan a base de cereales procedentes de cultivos de producción ecológica. Además, las aves se deben encontrar libres en campos sobre los que no se hayan utilizado abonos químicos ni plaguicidas.

En Dehesa El Milagro trabajamos bajo eso estándares de bienestar animal y sostenibilidad. Y en particular, las gallinas son posiblemente las más mimadas de la granja. Ellas son libres, salen a picotear, escarbar y darse baños de arena. Viven tranquilas, ajenas incluso a que les hemos diseñado los gallineros móviles para que les entre la luz del sol y se mantengan correctamente ventilados. Su alimentación está basada en pienso 100% natural, elaborado por nosotros mismos con cereales, garbanzos, guisantes… y complementada por insectos, gusanos, hierbajos y otros restos vegetales que encuentran.

Elegir huevos ecológicos garantiza unas condiciones óptimas de Bienestar animal para las gallinas ponedoras y esto influye innegablemente sobre la calidad del huevo. Por eso podemos decir que nuestros huevos ecológicos son saludables, sabrosos y, sobre todo, éticos.

¡Prueba nuestros huevos ecológicos y nota la diferencia!

Posts relacionados