Blog El Milagro

El Otoño, tiempo de calabaza

26 octubre , 2017

Esta hortaliza se empieza a cosechar en Agosto, pero se conserva muy bien durante todo el otoño, y hasta bien entrado el Invierno, y en esta poca es una hortaliza habitual en nuestras cestas   

Sin necesidad de recurrir a fiestas importadas de EEUU, en Dehesa el Milagro le queremos dar importancia por sus propias bondades y su exquisitez, y para ello en este post, te recordamos 10 recetas de calabaza de (nuestro recetario particular) para que le saques el máximo provecho a esta rica hortaliza de temporada dándole gusto al paladar:

  1.  Ensalada de calabaza y colirrábano 
  2. Sopa de mijo calabaza con Alga Nori 
  3. Humus de calabaza 
  4. Patatas con calabazas al jengibre 
  5. Crema de calabaza y queso
  6. Huevos poche sobre calabaza 
  7. Calabaza asada con especias y miel y otras guarniciones
  8. Crema de calabaza e hinojo  
  9. Bruscheta de brócoli y calabaza 
  10. Crema de calabaza con manzana al curry 

Sin duda, los beneficios de la calabaza para nuestra salud son muchos pero es que, además, es muy versátil en la cocina, como ingrediente protagonista -por ejemplo, en sopas y cremas- o como guarnición -asada o guisada-.

La calabaza es un fruto que se puede encontrar en el mercado durante todo año, ya que existen muchas variedades. Pero, en concreto, la calabaza de invierno está considerada como uno de los productos otoñales por excelencia, que se conserva muy bien debido al grosor de su piel y que nos ofrece múltiples combinaciones gastronómicas, tanto en platos salados como en postres y repostería.

Beneficios de la calabaza

Hablamos de un producto de temporada con numerosas propiedades nutricionales, ya que posee un alto contenido de agua, con escaso aporte de hidratos de carbono y prácticamente cero grasas. Por otro lado, es rica en vitaminas A y C, minerales como magnesio, potasio, calcio, fibra, Omega3 y 6. Precisamente, la pro-vitamina A o betacaroteno es uno de los componentes más valiosos de la calabaza por su acción antioxidante frente a los radicales libres que genera nuestro propio organismo o producimos a causa del exceso de sol, el consumo de tabaco o alcohol, la contaminación o la alimentación deficiente. Esta sustancia es también la responsable de ese bonito color que tienen las calabazas, con tonalidades muy diversas desde el amarillo al rojo.